Cementerio de Trasmoz

Información

Dirección: Calle Corazón de Jesús. 

Horario: sin horario establecido. 

Tfno (ayuntamiento): 976 646 471.

Coordenadas Google Maps: 41.825466, -1.724661

Enlaces de interés

SIPCA: Memoria histórica. 

Cementerio de Trasmoz 

A los pies del castillo que domina la población, se encuentra el pequeño cementerio de Trasmoz que inspiró a Gustavo Adolfo Bécquer, cuando se acercó hasta ese lugar durante su estancia en Veruela, algunas de las más bellas páginas escritas por el gran poeta sevillano.

 El poeta que tenía especial aversión por los grandes camposantos de las ciudades quedó cautivado por el encanto del lugar, dejándonos este admirable testimonio: “Es imposible ni aun concebir un sitio más agreste, más solitario y más triste, con una agradable tristeza, que aquél. Nada habla allí de la muerte con ese lenguaje enfático y pomposo de los epitafios; nada la recuerda de modo que horrorice con el repugnante espectáculo de sus atavíos y despojos. Cuatro lienzos de tapia humilde, compuestos de arena amasada con piedrecillas de colores, ladrillos rojos y algunos sillares cubiertos de musgo en los ángulos, cercan un pedazo de tierra, en el cual la poderosa vegetación de este país, abandonada a sí misma, despliega sus silvestres galas con un lujo y una hermosura imponderables. Al pie de las tapias y por entre sus rendijas, crecen la hiedra y esas campanillas de color de rosa pálido que suben sosteniéndose en las asperezas del muro hasta trepar a los bardales de heno, por donde se cruzan y se mecen como una flotante guirnalda de verdura. La espesa y fina hierba que cubre el terreno y marca con suave claro-oscuro todas sus ondulaciones, produce el efecto de un tapiz bordado de esas mil florecillas cuyos poéticos nombres ignora la ciencia, y sólo podrían decir las muchachas del lugar, que en las tardes de Mayo las cogen en el halda para engalanar el retablo de la Virgen.

Ante aquella bucólica visión expresa sus ideas sobre la muerte y sobre el lugar en el que desearía que reposaran sus restos. Todo ello será también motivo de inspiración para una de sus rimas:

¿De dónde vengo?… El más horrible y áspero

de los senderos busca;

las huellas de unos pies ensangrentados

sobre la roca dura;

los despojos de un alma hecha jirones

en las zarzas agudas,

te dirán el camino

que conduce a mi cuna.

¿Adónde voy? El más sombrío y triste

de los páramos cruza,

valle de eternas nieves y de eternas

melancólicas brumas;

en donde esté una piedra solitaria

sin inscripción alguna,

donde habite el olvido,

 allí estará mi tumba.

Cuando nos acercamos hasta la reja que, en la actualidad, cierra su entrada, pudimos acreditar que, junto a aquellos mausoleos,  se alzan esa serie de nichos que, poco a poco, se han ido imponiendo en todos los cementerios de nuestra zona. Es curioso que, en otras regiones y desde luego en otros países, no sucede lo mismo, pues predominan las sepulturas en tierra. De ahí que, gradualmente, vayan empleándose otras formas de inhumación y, de la misma forma que, hace poco más de siglo y medio, surgieron los actuales cementerios, ante el inconveniente de mantener  las fosas en las iglesias, como venía haciéndose desde tiempo remoto.

Localización

Contacta con nosotras

Cementerio de Trasmoz

1 + 7 =

Divi Theme Examples

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This