Cementerio de Trinity Church

En el siglo XIX, antes de que los rascacielos inundaran la ciudad, la cruz dorada que coronaba la Iglesia de la Trinidad (Trinity Church) era el punto más alto de la ciudad y se consideraba casi un faro para los barcos que llegaban al puerto. Hoy en día, conserva su pequeño encanto entre enormes edificios con cristales.

En 1696, el gobernador de la ciudad aprueba que la comunidad anglicana recién instalada, adquiera unos terrenos para construir una iglesia. Esta además, llevará, como era habitual en la época, el cementerio adherido a sus terrenos.

En realidad son tres cementerios. Este primero, situado entre Wall Street y Broadway, se quedó sin espacio a partir de 1842, por lo que fue ampliado a otra zona entre Broadway y Riverside Drive, además la de misma Capilla de San Pablo.

Al ser uno de los primeros cementerios estadounidenses, sus habitantes son de lo más selecto. En él podemos encontrar a Alexander Hamilton, uno de los padres fundadores del país, a Robert Fulton, el inventor del barco a vapor. Y aún está en uso.

Paloma Contreras

Síguenos en Twitter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This