Las tumbas de la "comida rápida"

Hoy vamos a dedicar el post a esa gente que en algún momento nos ha salvado la vida, bien porque gracias a ellos tenemos soluciones de cena rápida en la nevera, o solución a que no nos apetezca cocinar, o nos devuelven la vida con sus bebidas mágicas o nos han solucionado que el vástago se coma la cena echándole un chorro por encima de su gran invento. Demonizados por unos, amados por otros, probados por todos. 

 

 

Fotos: Find a Grave

Oscar Mayer (1859-1955)

Visionario del marketing,  está en todas nuestras neveras porque fue la primera persona a la que se le ocurrió empaquetar unas salchichas y ponerle su nombre. Y unos años más tarde, hacer lo mismo con el bacon cortado a tiras, en unos paquetes de un color amarillo especial. 

Está enterrado en el Rosehill Cemetery and Mausoleum de Chicago. 

Coronel Sanders (1890-1980)

El inventor de una de las dicotomías de nuestro tiempo ¿el rebozado, crujiente o clásico? descansa, como no podía ser de otra manera, en el cementerio de Cave Hill, en Louisville, Kentucky.

Yo, crujiente, por cierto.

Ray Kroc (1902-1984)

Este vendedor de batidos le compró a los paradísimos y sosísimos hermanos McDonald su primer restaurante con la idea de hacer una cadena de restaurantes porque ellos no se atrevían. Y algo la amplió, sí. Está enterrado en El Camino Memorial Park de San Diego, California.

Henry John Heinz (1844-1919)

Empezó embotellando salsa de rábano picante (la deliciosa horseradish) en botellas transparentes para que se viera que su salsa no estaba adulterada. Hoy en día, el culo de esas botellas son los más azotados del mundo. 

Está enterrado en el cementerio de Homewood en Pittsburgh, Pennsylvania. 

Joseph A. Campbell (1817-1900)

Es de suponer que nunca llegó a pensar que sus latas llegarían a estar colgadas en el MOMA. (Dejando aparte que no existía aún, claro)

Está enterrado en el Cementerio Woodlands de Philadelphia. Como nota curiosa, Andy Warhol y él están enterrados a tan solo 300 millas de distancia. 

John Stith Pemberton (1831-1888)

Habrá que beber algo para pasar todo lo que hemos comido, ¿no? La mía, zero y sin hielo, gracias. Si pasáis por Linwood Cemetery en Columbus, Georgia, pasaos a tomaros una coca cola con él. 

Caleb Davis Bradham (1867-1934)

Sin embargo, si eres más de Pepsi, donde tienes que ir a tomártela con su inventor es al Cedar Grove Cemetery, en New Bern, Carolina del Norte.

Henry Nestlé (1814-1890)

Y para terminar, el postre. El “inventor” de nuestras meriendas de pequeños y el salvador de nuestros spm, está enterrado en el cementerio anglicano de Montreux, en Suiza. 

Paloma Contreras

Síguenos en Twitter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This