Mujeres ilustres: Carmen Kurtz

Es muy probable que os pase como a mi; estaba buscando las efemérides del día para preparar el artículo pertinente, cuando al leer su nombre mi cerebro ha dicho “la conoces y le tienes cariño” pero sin caer quién era. Google me ha hecho sonreír al encontrar su nombre, y sin duda, ella es la elegida para hoy.

Carmen de Rafael Marés nació en Barcelona en 1911. Hija de padre cubano y madre americana, se queda huérfana de esta a la edad de 5 años. A partir de ese momento su padre se encarga de su educación y a los 17 años ingresa en el colegio del Sagrado Corazón de West Hill en Inglaterra, experiencia que se vio reflejada más tarde en sus escritos.

En España conoce a Pierre Kurz Klein, un barcelonés de origen alsaciano. Se casan y tienen una hija, Odile, que nace en 1936. Pierre, al estallido de la II Guerra Mundial es llamado al frente, y es capturado por los alemanes en 1940, que lo encierran en un campo de

La situación de la posguerra hace que Carmen comience a escribir para conseguir ingresos. Publica sus primeros cuentos firmando como Isabel Marés o Carmen de Rafael, aunque después adopta el apellido de su marido, añadiéndole una t.

La carrera de Carmen fue vertiginosa. Su novela, Duermen bajo las aguas, en la que podemos ver reflejada su biografía, gana el premio Ciudad de Barcelona en 1954.

En 1956, gana el Premio Planeta con El Desconocido, galardón que le sitúa en el panorama nacional y le acerca al público. Sigue escribiendo novelas y relatos, y en 1961 queda finalista del premio Café de Gijón con su novela En la Oscuridad.

En ese mismo año nace su nieta Carolina, y el 1962 fallece Pierre, de quién estaba ya divorciada. A partir de este momento Carmen decide dedicarse en exclusiva a la literatura infantil y juvenil, y publica Óscar cosmonauta, el primer libro de una serie de exitosas novelas en la que Óscar tiene una mascota que es una oca, Kina, y deciden hacer una nave espacial. A lo largo de sus novelas, Óscar y Kina van viajando a otras civilizaciones más avanzadas que se encuentran en otros planetas, tema bastante revolucionario para la época.

Con Óscar queda finalista del premio Lazarillo en España, y le coloca en la lista de honor del galardón más importante a nivel mundial de literatura infantil y juvenil, el Hans Christian Andersen.

Pero aún así no abandona la novela para adultos, y en los años setenta escribe la trilogía Sic transit, en la que narra la vida de una familia que perfectamente podría ser la suya.

En 1980 publica Veva, las andanzas de un bebé de nueve meses que piensa y habla, y Veva y el mar, donde Veva se traslada a la playa con su familia.

Dos novelas que me hicieron, como criatura de los 80, amar la lectura. Amarla hasta el punto de que fueron los dos primeros libros que le leí a mi hija, y quiero que sean los primeros que lea en cuanto sea un poco más mayor. Así que no podía dejar pasar la oportunidad de rendirle mi pequeño homenaje a Carmen Kurtz a través del blog.

Una infructuosa operación de cataratas le obliga a dejar de escribir e incluso de leer. Publica su última obra, Pachu, perro guapo, en 1992, a los 81 años.

Fallece en Barcelona el 5 de Febrero de 1999.

Paloma Contreras

Síguenos en Twitter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This