¿Cómo murió Fernando el Católico?

¿Quién no conoce a los Reyes Católicos? Podemos encontrar infinidad de documentación de este regio matrimonio que consiguió unir dos reinos.

Pero… ¿Cómo murió exactamente Fernando el Católico? Pues tiene miga la historia, porque el panorama que tenía Fernando era para echarse en un rincón.

Su Isabel había fallecido dejando a Fernando viudo con tan “sólo” 53 años (en aquella época era una edad respetable). Su hija Juana se encontraba ya sumida en su locura y su espabilado yerno era un ingrato que no merecía el trono ni por asomo.

Y aquí tenemos al rey necesitando con urgencia un vástago que heredase el trono, pero el hombre propone y el destino dispone. El rey, vuelve a contraer matrimonio por poderes con una jovencísima Germana de Foix, de apenas 17 años. La considerable diferencia de edad entre ambos hizo mella, sobre todo en el regio rey que aunque lo intentaba “por la patria” no conseguía culminar sus funciones reales.

Germana, deseosa de tener al futuro heredero de la corona, tiró de pócimas y brebajes que levantaran la libido del rey. Su primera incursión en el mundo de los afrodisíacos fue “cebar” al rey a testículos de toro, antiguo remedio de alcahueta muy conocido en estas nuestras tierras españolas.

Pero no siempre de lo que se come, se cría. Y a Fernando las criadillas se le debieron de hacer “bola” (perdonad el chascarrillo, ha sido inevitable), así que Germana buscó otra alternativa. Esta vez la premiada resultó ser La cantárida, el polvo obtenido de machacar un escarabajo verde, que desde tiempo inmemoriales se usaba como sustancia vasodilatadora, vamos, la viagra de siglo XVI.

La Reina hacía que el Rey bebiera el brebaje con el fin de tener descendencia, pero sin saberlo, poco a poco fue envenenando a Fernando haciendo que su salud se deteriorara. Desmayos, acumulación de líquidos y fallos cardíacos fueron los efectos secundarios de estas bebidas reales. Finalmente el consumo excesivo de esta pócima hizo que el rey tuviera una hemorragia cerebral que le llevó a la muerte.

Falleció un 23 de enero en Madrigalejo, en una humilde estancia; los deseos del monarca tal y como constaban en su testamento fueron respetados. Él deseaba descansar eternamente al lado de su Isabel y así fue, reposa en la Capilla Real de Granada junto a ella.

Clara Redondo

Síguenos en Twitter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This